La función principal de un inversor es convertir la corriente continua, producida por las células fotovoltaicas, en corriente alterna, adaptando así la energía producida a la corriente instalada en tu hogar.