Toda persona física que desee producir su propia energía puede instalar un equipo con una capacidad de hasta 50 kW sin licencia ni la necesidad de crear una sociedad, y la planta de energía está obligada a almacenar el exceso de electricidad producida.