¡Por supuesto! El prosumidor es un participante en el proceso de «prosunción», es decir, un consumidor que produce un producto para su propio consumo y disfrute.