¡Todos los dispositivos eléctricos! Los de uso diario, como electrodomésticos y televisores, aunque también recomendamos la calefacción eléctrica. Además, vale la pena pensar en el futuro: tener un automóvil eléctrico es tan solo cuestión de tiempo.