Uno de los componentes del techo SunRoof son las células fotovoltaicas que convierten la energía solar en electricidad. Para ello, un fotón (es decir, la unidad mínima de luz) incide sobre la lámina de silicio de la que está hecha la célula fotovoltaica.  El silicio absorbe la unidad de luz y elimina el electrón de su posición, lo que lo obliga a moverse. Este movimiento es el flujo de electricidad. Gracias al uso de una unión PN de semiconductores, es posible conectar este proceso con la circulación de electrones en la red eléctrica, por lo que la energía de la luz se convierte en electricidad.