La tarea principal del inversor es convertir la corriente continua que producen las células solares en corriente alterna, sincronizada con la red eléctrica.